En este espacio publicitario se anunciaban las ventajas de la Lactancia Materna con expresiones como «Si te dijera que ha salido la mejor vacuna del mundo para tu hijo, ¿se la pondrías?…» ante esta afirmación, creo suponer la respuesta de cualquier padre/madre, y efectivamente la lactancia materna es eso y mucho más, y aún pudiéndose apoyar estos beneficios con estudios científicos refutados y con resultados a corto, medio y largo plazo  aún seguimos mostrándonos reticentes a sus bondades.

Sea como fuere en este caso, hasta que punto «¿Somos lo que mamamos? «, y digo ésto, porque todas las pistas nos conducen a conocer y por tanto a reconocer cuanto influye este Oro Blanco en todas las esferas del desarrollo y cuidado del bebé y la mamá.

Todas las ventajas de las que voy hablar son de suma importancia, pero antes de comenzar, me gustaría destacar por encima de todos, el Vínculo afectivo madre/hijo que nada ni nadie puede reemplazar.

Ventajas Generales:

  • Siempre apunto; la leche materna está preparada en cualquier momento y hora, además a temperatura adecuada.
  • Precio/Ahorro; independientemente de la situación económica, aunque es algo a valorar en los tiempos que corren, ¡la leche materna es gratis! Además, si el bebé no quiere comer más, no precisa tirar ninguna cantidad.
  • Envasado; sin contaminación por manipulación, no precisa hervido porque siempre está limpio, y se auto rellena por demanda del bebé.

 

 

Teniendo en cuenta estas consideraciones meramente prácticas entremos en ventajas determinadas hacia el bebe, las cuales hacen valer la OMS para apoyar la Lactancia Materna como mejor alimento que se puede ofrecer al bebé, sobre todo durante sus 6 primeros meses de vida:

Ventajas nutritivas: es un alimento vivo, cuya composición está completamente adaptada a las necesidades del bebe.

  • Mejor digestión y más rápida gracias a la presencia de enzimas digestivas como la lipasa, ésto se refleja en menor ausencia de cólicos del lactante y menor padecimiento de estreñimiento.
  • Menor cantidad de sodio que la leche de vaca, los niveles altos se asocian a la deshidratación.
  •  Hierro de alta biodisponibilidad, ésto se traduce en un 70% de absorción del mismo, por lo cual hay menos prevalencia de anemia.

 

  • Grasas de alta calidad y cambiante a los largo de la toma y del crecimiento del pequeño.

Protección contra infecciones: la leche materna tiene una importante carga de inmunoglobulinas, éstas podríamos traducirlas como una «vacuna»natural», ya que proporcionan al recién nacido su primera inmunización, presente en altas cantidades en el calostro:

  • Menor incidencia de patología gástrica; en el tracto digestivo, estas defensas, se encargan de cubrir su revestimiento para que no se adhieran bacterias, virus, parásitos. Además la leche tiene factores bífido, ésto se refleja en que los bebes sufren menor cantidad de gastroenteritis, diarreas y enterocolitis necrotizante.
  • Menor incidencia de otitis, infecciones respiratorias, meningitis e infecciones urinarias, aparte de las inmunoglobulinas, la leche materna presenta Macrófagos y Linfocitos que destruyen de forma activa los gérmenes.

Protección contra alergias: aparte de los componentes ya explicados tan determinantes en la protección del bebé, se suman en la composición de la leche, agentes antiinflamatorios, zinc y ácidos grasos de cadena larga que facilita una buena respuesta inmunológica:

 

  • Alergias alimentarias: los componente de la leche materna protegen contundentemente contra las proteínas que provocan dichas alergias, especialmente frente a la proteína de la leche de la vaca, además interfiere para que las reacciones o susceptibilidad ante otros alimentos sea menor.
  • Descenso de casos de Asma, psoriasis, dermatitis…

 

Protege de la Muerte Súbita del Lactante; aunque a día de hoy no son bien conocidas las causas que provocan este síndrome, las estadísticas abalan que los bebes alimentados con leche materna, tienen un riesgo menor de padecer esta dolencia.

 

 

Desarrollo Infantil; dentro de las grasas de cadena larga, las encontramos de distintos tipos, su misión es recubrir las neuronas del bebé:

  • Mejor desarrollo psicomotriz aprendiendo antes a gatear y caminar
  • Aumento del coeficiente intelectual y capacidad verbal.
  • Mayor estimulación para el desarrollo emocional y afectivo.

Prevención de maloclusiones o deformaciones mandibulares; la posición y técnica de mamar están basadas en movimientos anteroposteriores de la mandíbula y cambios en la posición de la lengua, es por ello que desde el primer momento de su vida, el bebe está ejercitando y estimulando sus músculos, cartílagos, huesos y estructuras de la boca lo que asegura un correcto crecimiento de dichas estructuras. Además la leche materna desciende la incidencia de aparición de caries.

 

Otros beneficios de prevención;

  • Mejor respuesta a las vacunas.
  • Menor riesgo de padecer diabetes.
  • Menor incidencia de hipertensión arterial.
  • Menor probabilidad de sufrir cáncer y linfomas en la infancia.
  • La posibilidad de sufrir obesidad futura desciende en un 35%.
  • Descenso de la incidencia de padecer patologías como la enfermedad Celiaca, Colitis Ulcerosa y Enfermedad de Crhon.
  • Menor número de casos de Miopía.

Creo que poco más se puede decir ya….a buen entendedor pocas palabras bastan, aunque no sea el caso de este artículo.

Sólo podemos aportar una cosa más…»Nada como mamá, nada como mamar».